LIDIAR CON NUESTRAS EMOCIONES

05.04.2020

Sin duda vivimos momentos de incertidumbre, de miedo a lo que puede pasar, de golpe nos han aislado y restringido lo que podemos hacer, a dónde podemos ir... lidiar con conciliar el teletrabajo, con los niños, con los roces de la convivencia.... con tantas situaciones que no teníamos previstas y que de golpe nos han sacado del circulo en el que suele girar nuestra vida.

Y nos empiezan a invadir las emociones, nos desbordan y nos quedamos apegadas a ellas sin poder soltarlas, podríamos decir que es como si nuestros problemas y nuestras emociones estuviesen unidas a un monstruo por una cuerda y con un foso entre ambos. Mientras el monstruo está tranquilo, dormido, tumbado, no puedes verlo, como cuando vivimos nuestro día a día, entramos en la rutina, pero en cuanto se despierta se hace insoportable, insufrible, entonces es cuando comienza la ansiedad, el miedo, la tristeza...y comenzamos a tirar de la cuerda para conseguir tirar al monstruo al foso. Queremos a toda costa que esas emociones desaparezcan, y a veces, parece que se calma al tirar de la cuerda, como si se diera por vencido, pero lo que ocurre a la larga es que cuanto más tiramos de ella, más próxima está del filo del foso y, por el contrario, más grande, fuerte y amenazante está haciéndose el monstruo. Así, que nos volvemos hipervigilantes, enganchados a las noticias constantes del coronavirus y de los problemas que nos generen, sean estos los que sean te estén inquietando. Y por tanto, nos encontramos constantemente pendientes de si el monstruo se levanta para tirar de la cuerda, pero además, cuando nosotros tiramos el monstruo también lo hace, lo que a veces lleva a que nos acerquemos al borde del abismo. Y mientras, nuestra vida se limita a estar pendiente de la cuerda. A todos nos gustaría, no estar atado al monstruo, pero eso no es algo que pueda cambiarse, no podemos cambiar determinadas situaciones como esta, ni podemos cambiar ni eliminar nuestras emociones, de manera que nos planteamos qué podemos hacer basándonos en nuestras experiencias.

Y solemos aplicar lo que nos conduce una y otra vez al mismo punto, o bien evitamos enfrentarnos a ellas o nos desbordan y paralizan, dejándonos hundidos, al borde el abismo....

Una posibilidad para avanzar es aprender a soltar la cuerda y ver al monstruo, aceptar las situaciones y las emociones que conlleva y dejar de luchar, dejar de tirar de la cuerda. Otra opción es seguir luchando y vivir la vida su vida pendiente de la cuerda.

¿Te atreves a llamarnos y te ayudamos a soltamos la cuerda?

Metáfora de la lucha con el monstruo (basada en Hayes et al., 1999).